Historias Clínicas

La parte profesional de esta persona (que no es una sin la otra)

IMG_20190218_134919748.jpg

Quise ser psicóloga desde chiquita porque cuando era una nena una colega hizo que las pesadillas que tenía y no me dejaban dormir, desaparecieran. Para mí, eso fue magia.

Lo logré en el 2011, en la UBA, y desde entonces no paré de atender. Pero no, no hago magia...(aún).

Hacia 2013, junto con mi marido y colega, pusimos en marcha "Historias Clíncas"; un espacio donde brindar atención psicológica, un espacio donde volcar nuestro deseo de ejercer nuestra vocación. Un proyecto personal, un proyecto profesional.

En un intento de "amplificarnos", hicimos de "Historias..." un espacio compartido. Así fue que durante los primeros años han transitado mas de 30 profesionales de diferentes disciplinas quienes brindaron atención psicológica, psicopedagógica, fonoaudiológica y terapia ocupacional a niñes, adolescentes y adultes, parejas, familias, etcétera, etcétera y muchos etcéteras más también. 

Con el correr de los años, este espacio grupal, interdisciplinario y de intercambio dió lugar a muchos aprendizajes, derivaciones y nuevos vínculos.


Desde 2017 hasta la fecha, el perfil de "Historias Clínicas"(HC) se redujo a la atención psicológica  y demás actividades derivadas de la psicología, poniendo el acento en una práctica comprometida con les pacientes, donde las historias se siguen contando. Y lejos de reducirse,  han aumentado.

Muchapalabreria surgió a principios de 2019 a raíz de la necesidad de encontrar un espacio virtual donde volcar mis escritos, y eventualmente también, los de otres.

Durante la pandemia por COVID en el 2020, HC sufrió modificaciones dando lugar a mi necesidad creativa con el deseo puesto en Muchapalabreria, transformando el consultorio en un consultorio-atelier.


HC es un espacio físico en movimiento desde donde surgen muchas ideas (algunas tienen que ver con este espacio colectivo virtual) y donde me doy el lujo de hacer lo que más me gusta. Es el resultado de un recorrido y a su vez,  lo que anhelé profesionalmente toda la vida. 

.

La ventana de la foto, pertenece a la vista de mi consultorio-atelier desde afuera.