• Muchapalabreria

El susurrador

Actualizado: 9 de jun de 2019

Mate literario en la CTA de Berazategui el 09/03/2019

Por Ayelen Rodriguez



Este "mate literario" se enmarcó en una serie de encuentros llevados a cabo durante los sábados de marzo en la CTA de Berazategui.

🙎‍

Llegué al lugar por una serie de coincidencias que son causalidades y no casualidades, como pasa siempre. Alguien me avisó, que alguien le dijo, que mágicamente me encontré con alguien que lo comentó, y así.

Llegué y esperaba encontrar un cartel enorme en la puerta de la CTA. No, no había.

Llegué y había buena vibra. La primera impresión que tuve fue que se trataba de esos espacios en los que se nota que la gente va porque quiere. Y la gente quería.

Llegué y una rubia con sonrisa me pregunto: "¿un susurro?". No entendí al principio, pero bastó un segundo comprender que se trataba de una propuesta que invitaba a susurrarme algo en el oído a través de lo que parecía un tubo largo y fino que llamaré el "susurrador", porque las voces ahí se tornan anónimas y colectivas a la vez. La rubia simpática puso su boca en un extremo y emitió sonidos que componían un poema que yo escuché apoyando mi oreja sobre el otro extremo....del "susurrador".

🙎‍

El poema me tocaba de cerca. Empezaba: "Quiero conocer a todas mis madres".

Esta madre puerpera que dejaba a su hija de 8 meses para participar de la mateada, se sintió aludida.

Entré.

🙎‍

Mucha gente, distribuida en mesas de aproximadamente 8 personas conversaban entre sí, comían un bizcocho, esperaban el arranque. Me senté donde encontré lugar. Pero no era cualquier lugar, por una serie de coincidencias que son causalidades y no casualidades, como pasa siempre.

De a poco, se preparaba el mate, se ultimaban detalles y una chica acomodaba su guitarra.

🙎‍

Empezó el encuentro con unas palabras concernientes, y la presentación formal de Ludmila, quien tímidamente conmovió a todes con covers y también canciones de su autoría. Una de ellas terminaba con una estrofa repetida que unió en aplausos a les presentes: "Hoy más despierta que nunca, hoy más despierta que ayer", cantó.

Mientras ella cantaba, miré para arriba, y había un cartel que decía: "Espacio cultural Stella Maldonado 'Luchamos para hacer posible lo necesario'". Miré a los costados, y había fotografías de mujeres resultado de la muestra "Mirá como nos vemos" que se había suscitado el sábado anterior. Fue todo una combinación perfecta para estar en sintonía entre todes, con todo, en ese lugar.

🙎‍

Seguido a Ludmila, otra presentadora bien conocida por quienes estaban allí, anunció a dos narradoras que provocaron no distraerme, mirándolas sin parpadear, hipnotizada, escuchando cuentos de un modo maravilloso. Se trataba de historias de mujeres, de niñas, contados en primera o tercera persona. Se conjugaba en las cuentistas la exquisitez de las narrativas que compartieron y la entereza de pararse frente a un publico siendo que, se notaba, habían sobrevivido a algunas batallas, de esas personales, importantes, que te hacen "resucitar".

Se supo, abiertamente, que ambas hacía tiempo que no narraban en público.

Y también se supo, abiertamente, que se daban apoyo mutuo en la escena, paradas frente a ese público demandante.

No se supo, pero intuyo, que esta experiencia fue de lo mas conmovedora para ellas y que coronó "el después" de esas batallas personales.

Todo el encuentro valía desde ya por ellas; fue impactante verlas y escucharlas.

Merecen esta referencia.

🙎‍

Luego otra mujer, con entusiasmo, abordó el escenario para leer poesías, de las que más tarde se nos propuso una actividad. Por mesa, se nos repartió un afiche donde se nos invitó a que con las palabras escuchadas armemos "algo". En mi mesa, que para esa altura estaba colapsada, la rubia simpática que usó el "susurrador", las narradoras y demás mujeres nos pusimos a crear, entre mate y mate, un espiral con las palabras que pudimos retener de las poesías. Se trató de un espiral que componía una frase, en una experiencia unificadora, de acuerdos y risas.

🙎‍

Como pasa cuando uno está entretenido con algo, el tiempo voló.

Ya hacía dos horas que estaba ahí, y esta madre puerpera sabía que su beba la iba a necesitar pronto.

🙎‍

Me fui, y me perdí gran parte del encuentro, porque sí, el tiempo no me alcanzó. Me quedé con la duda sobre cómo transcurrió el final, y sin poder "pispear" las editoriales que en una mesita mostraban sus ejemplares sobre mujeres, feminismos y etcéteras pertinentes.

Me fui pero me llevé la grata sorpresa de compartir un buen rato, en un espacio que nunca había pisado, escuchando poesías, cuentos, relatos, y lecturas de mujeres y hombres, en una actividad inclusiva, abierta, plural, libre y respetuosa.

🙎‍

Un patriarcado voraz, que se impregna en cada una de nuestras facetas, en cada uno de nuestros momentos, roles, trabajos, quehaceres, pensares y sentires, puede, y solo puede, creo, no ser tal, si hay una transformación profunda que se asiente en las bases de una sociedad toda, de hombres, mujeres y niñes, en empatía y con respeto. Sí claro, en marchas, manifestaciones y debates, pero también en lugares comunes de escucha y producción, donde se puedan oír palabras anónimas y colectivas a la vez, como en un "susurrador".

Copio abajo la poesía que me susurraron. Es de Rosa Belbel.

JUSTICIA POÉTICA 

Quiero conocer a todas mis madres reconstruir mi linaje y mi conciencia a partir de los versos las renuncias las huellas de todas las mujeres que he sido al mismo tiempo.

Quiero una larga estirpe de mujeres valientes que han escrito poemas después de hacer la cena y han vivido el exilio dentro del dormitorio. Reconocerlas libres brillantes y caóticas retratando monarcas sublevando las formas componiendo sonetos en una Europa en llamas.

Quiero sobrellevar la carga de la historia convertirme en relevo nombrarlas sin esfuerzo. Pronunciar con propiedad el término familia.


(En Supernova, Bandaàparte Editores, 2016).

Lo que dice el espiral:

Mujeres de agua, de fuego. Que cruzan ríos en balsas de vida y puentes fríos a la intemperie, en busca de la india, la negra, la gringa, el hombre, el niño y con su perro guía hacia la frontera de la unidad híbrida.




73 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo