• Muchapalabreria

Florencia: vos sabés que no te llamas así

Actualizado: 6 de jun de 2019

Por Ayelen Rodriguez


Llega Florencia al consultorio.

Ya es adulta, pero vino hace 5 años atrás, adolescente, desordenada, pensando cosas de las que hoy se puede reír, pero que entonces, le dolían. Mucho.

🌥

Llega Florencia, que no es "Florcita" ni "Florero". Mujer madura, que quiere seguir creciendo, se pregunta cosas, se anima. Y yo tuve el privilegio de conocerla híbrida, rota, vulnerable, dudosa. Y hoy escucharla inquebrantable (para afuera). Y yo, tuve el privilegio de acompañarla, en sus pesares, desamores, traiciones. Y hoy verla defenderse, combatir con altura y entereza.

🌥

Cuando terminó el secundario empezó a estudiar en la universidad. Hoy, sigue a paso firme. Y yo, tuve el privilegio de verla titubear, y reconocerla temerosa, dudando. Y me gusta hablarle como si ya estuviera recibida a veces, porque confío en que será una gran profesional.

🌥

Hoy llega Florencia al consultorio como lo hace cada semana. Puntual. Cómo desde hace 5 años. A pesar de que usa una ropa muy distinta a la de hace 5 años, y de que su estilo cambió, su pelo varió en colores y formas, y se hundió y se levantó muchas veces; ella vuelve, habla, asocia, paga, se va y vuelve. Y así, desde hace 5 años.

Creció tanto en este tiempo...

Y yo también crecí mucho en ese tiempo, ¿ella podrá notarlo?

🌥

Hoy llega Florencia y me increpa: "¿Así que escribís?"... minutos de duda del analista y de cara de "nada".

"Sí", termino respondiendo como quien ya no puede negar una verdad cuando el que acusa tiene pruebas; y, entonces, la increpo yo: "¿Cómo sabes?". Y me responde lo obvio: "...ví tu blog en un grupo de facebook".

Me sonrío. Me buscó y me leyó, pienso. Ella también sonríe. Le pregunto qué opina, y dice que le gusta. Florencia aprueba, mueve la cabeza y asiente. No lo dice pero yo escucho su: "ajam".

.

El encuentro siguió, y la sesión viró al rol profesional y al lugar del analista del que esta futura profesional tiene preguntas. Una vez más intenta evacuarlas en su análisis, bajo la escucha de la única referente profesional que tiene cerca (aún).

🌥

Y ella cree que así, leyéndome, puede conocerme híbrida, rota, vulnerable, dudosa.

Y ella cree que así, (me) acompaña a su psicóloga, en sus pesares, desamores, traiciones.

Y ella cree que así puede ver (leerme) a su analista titubear, y reconocerla (me) temerosa, dudando.

🌥

Lo que no sabe Florencia es que ya me conoce bien y me acompaña en mis vaivenes desde hace 5 años. Ella ya estuvo en mis pesares y formó parte de mis momentos de duda, más no sea en lo que a mi trabajo con ella se refiere.

Pero, yo me refiero a más que eso. Por ejemplo, a la imposible neutralidad y a la impracticable abstinencia, que como ser humane, una vez me hicieron decirle que lamentaba realmente lo que le estaba tocando vivir. Y esas palabras que dejaron entrever mi opinión, también dejaron divisar mis sentimientos. Sí, esos.

Además, Florencia estuvo en distintos momentos en mi vida. Por ejemplo, durante mi embarazo, con una panza que crecía semana a semana de la cual ella puede dar fe.

🌥

Estimada, cuando leas esto, después de haberme buscado por las redes de vuelta y de haber abierto esta entrada al blog, quería decirte que es hora de que lo sepas. Ya me conocés bien. Y si bien yo tengo el privilegio de que vengas, y seas mi paciente, vuelvas, hables, asocies, pagues, te vayas y vuelvas, el acompañamiento en esta vida es mutuo.

🌥

Florencia: vos sabés que no te llamas así, y sos aquí como un "conglomerado" o "mix" de pacientes o mejor dicho, has sido en el transcurso de es este texto, un poco de varias.




La ilustración es de Elena Garnu.

174 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo