• Muchapalabreria

Juego y cuerpo en la infancia

Actualizado: 9 de jun de 2019

Por Sebastián Saravia*

¿Para qué tendremos un cuerpo?

NICOLÁS CERRUTI.


Escribir es posible después de leer. Así comencé…

Había terminado el libro “Lo absurdo y el humor”[1], que me hizo pregunta sobre el estatuto del cuerpo. Más precisamente, sobre un cuerpo en las infancias desde una mirada psicoanalítica. Porque el autor hace ingresar una pregunta (“¿Para qué tendremos un cuerpo?”) casi en cada capítulo. Como si fuera un interrogante que guía, que termina (¿o empieza?) cada escrito. Una pregunta que queda, que hace un agujero en el saber, que aún persiste y no encuentra una respuesta acabada. Más que darnos respuestas, Nicolás nos orienta a seguir preguntándonos. Por eso agradezco y lo tomo.

Es en ese sentido que la propuesta fue tomando forma. Poder decir algo sobre un cuerpo en las infancias y poder plantear: ¿para qué tendrá cuerpo un niño?, ¿es un lugar?, ¿se le impone un cuerpo a cada niña/o?

Estamos hablando de las experiencias significativas que integran el armado de un cuerpo. Porque un cuerpo es una construcción. Una construcción con diferentes momentos lógicos. Hoy me centraré en un cuerpo posible en la infancia. Especialmente en la importancia del juego como una de las formas de esa construcción. Porque, entre otras cuestiones, un niño arma su cuerpo jugando.

Es jugando como el encuentro con el Otro, y con otros sucede, por presencia o ausencia de estos, pero toma relevancia. Jugar es el modo en que un niño inicia los primeros bocetos de un cuerpo posible. En relación a otro, en relación a si mismo. En este sentido es la importancia que tiene el jugar en la infancia como forma de armado singular.

¿Un cuerpo es un lugar? No es un lugar a conquistar, sino una de las primeras referencias de un sujeto en el andar de su infancia. Es a lo largo de las diferentes experiencias y vivencias que despliegue un niño, que podrá ir construyendo esa forma de habitar el mundo como es un cuerpo. Por ello, el Otro y los otros son esenciales. El juego es una posibilidad de ir conformando ese lugar lógico necesario. Un cuerpo es uno de los escenarios donde un niño se sostiene. Sin olvidar que en principio se le impone un cuerpo al niño que luego irá haciendo su propia propuesta a través del juego y de los vínculos con los Otros primordiales. Usándolos y sirviéndose de ellos.

Sobre el cuerpo, al inicio, el Otro dispone y luego el sujeto propone e intenta disponer. Lo complejo es cuando sólo es el Otro quien comanda y decide sobre el cuerpo de uno.

Porque es jugando como un niño aparece para sí, y puede des-aparecer algunos momentos en el registro del Otro. Jugando es que un niño establece un borde, cercanías y distancias. Es su cuerpo uno de los resultados de la insistencia y repetición del juego, y de la instauración de cierto borde. Jugando un niño planta bandera y dice “acá estamos, mi cuerpo y yo”.

Porque al armado de un cuerpo lo precede una pérdida. Es ahí donde el juego cumple una función muy importante. No sólo en la lógica de ganar y perder a lo que se juega, sino de hacer circular algo de una pérdida, que es otro de los elementos que constituyen un cuerpo. La pérdida es relación a poder hacer algo con la propia posición ante un otro. Es jugando que se habilita un cuerpo posible.

Para finalizar propongo que el niño lee el juego jugándolo. Al jugar un niño aprende. Al jugar hace. Al jugar habita un cuerpo. Al jugar vive.


-Para qué tendrá un cuerpo un niño

Si no es para vivirlo jugando-


[1] Cerruti, Nicolás. “Lo absurdo y el humor. Escritos desde el psicoanálisis”. Buenos Aires. Letra Viva. 2017.

* Sebastian Saravia es Licenciado en Psicología por la Univ. de Morón, se desempeña como psicoanalista de niños, adolescentes y adultos. Es docente universitario (Psicología Institucional-Organizacional. Univ. de Morón). Co-fundador de Terseridad y Espacio Borromeo. Ha publicado escritos en revistas digitales.

Contacto: sebastian.saravia.psi@gmail.com



La imagen pertenece a la obra de Budapest.

134 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo