• Muchapalabreria

Relatos con protector solar

Por Ayelen Rodriguez


~1~


Cuando tu cabellera hirviendo toca la arena caliente, sucede que el calor se apaga y una temperatura raramente perfecta se siente.


Un zumbido. Parecido a meter la cabeza abajo del mar, parecido a lo que sería estar adentro de un pozo, parecido al murmullo de un teatro a sala llena antes de la función.

Parecido, pero igual a nada.


Algo se pierde. Parecido al olvido del celular, parecido a no encontrar la salida del laberinto, parecido a perder un amor; tal vez, parecido a morir. Sin dimensión de tiempo y espacio, se pierde.

Parecido, pero igual a nada.


La temperatura singular, inmedible y perfecta, el sonido indescriptible del silencio natural y la perdida irremediable, arrojan una sabia sensación de perplejidad y resignación al aquí y ahora, ineludible, que hacen un encuentro profundo

con uno mismo.

~2~

Somníferos.

El canto de las aves.

El olor a sandía.

Tu abrazo.

Somníferos.

Droga, medicamento.

Las siete de la tarde en verano.

La seis de la tarde en otoño.

Las cinco de la tarde en invierno.

Y en primavera, a cualquier hora.

Somniferos.

El sonido del mar.

~3~


La textura de tu texto

se parece a esto.


Se pierde

como arena entre mis dedos.


Cada letra forma un todo

como cada granito hace a la playa.


Me tocas con palabras

pero te mezclas en el conjunto

con tu textura sensible

que nunca logra la solidez que necesito.


Se pierde

en promesas incumplidas

y reproches mundanos.


El sin sentido de tus palabras

es la desesperanza

en volver a ser "nosotros".


Por favor,

no me toques más.


....



23 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo