• Muchapalabreria

Silencio de lombriz

Por Augusto Campos*


Mutilar las palabras. Hacerlas trizas contra el papel. Descuartizar la gramática del terror.


No importa que nos digan monstruos o criaturas del mal. Nosotres les decimos ¡bu! Y les acariciamos la frente con la mugre de nuestras uñas.


Basta de mendigar ofertas en el mercado de la abundancia. Mejor silbemos pétalos de rosas rojas, gastemos monedas contra la pared de un baño hediondo y chupemos naranjas de amor con cáscara y todo.


No queremos jaulas más grandes. No queremos jaulas.


Cabalguemos la huida clandestina al monte de los nacimientos.


Ojos de ortiga y silencio de lombriz.


Seguro que van a venir a tocar el timbre para coimearnos un par de palabras. Y si eso no funciona volverán con sus milicos abecediarios a reventar a patadas nuestros ranchos de lata y a hurgar en cada rincón del estofado buscando la marihuana que nos quemó la lengua.


Y si eso no les alcanza sacarán a la calle todas sus tanquetas noticiosas, para obligarnos y exigirnos en nombre de la moral ciudadana o de dioslapatriaytodoslossantosevangelios que digamos al menos a.


Y ahí Puuuum! Ja Ja en la cara. Ni A ni Mu. Más mudos que una vaca muda.

Pausa de otoño y a esperar. Esperar y espesar. Espesar la espera. Hacerla miel de abeja o lana de oveja o leche de coco.


Hasta que al fin decir se sienta como un beso de vida y un sol de ternura.


Hasta que al fin puedas lamerte las lagañas y frotarte los pies con una pluma de libertad.



*Augusto Campos es un sociólogo del conurbano bonaerense que busca sonidos, junta palabras y juega a crear textos y canciones.

Su instagram ACÁ.

71 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Siesta

Asesino