• Muchapalabreria

Hoyo que se hace en tierra

Actualizado: 18 de dic de 2019

Por Ayelen Rodriguez



Muchas veces escucho la palabra.

Cuando mi amiga me habla del pozo sé que se refiere al lugar donde se junta con sus amigos a tomar y drogarse. Le pudieron haber puesto otro nombre, ¿guarida?, ¿bulo?, ¿búnker? Bueno: es el pozo. Creo que está bien puesto. Pozo siempre me dio idea a oscuro, tenebroso, oloriento, difícil.

De hecho, cuando mi amiga me habla del pozo, el lugar donde se junta con la banda, yo me acuerdo inmediatamente de los pozos ciegos. Los pozos ciegos no son pozos con vida que no es que perdieron la visión sino que, según Wikipedia, son excavaciones en un terreno en forma de pozo, cubierto de paredes perforadas que recibe la descarga de las aguas negras. Las aguas negras vendrían a ser las aguas mugrientas, aguas con residuos. Tengo vagos recuerdos, de escuchar a mi padre cuando era chica, decir que los pozos ciegos son lugares donde va a parar la mierda de todos, y luego, queda allí, en descomposición. Siempre tuve el pensamiento de que esos pozos ciegos eran algo horrible, vomitivo, y que albergan la idea temerosa que consiste en la posibilidad de que el pozo se tape y que haya que destaparlo para encontrarse con toda esa mierda humana, que uno siempre trata de ocultar.

El otro día, cuando íbamos por Avenida Verga y ví un cartel que decía: hago pozos negros, me sorprendí cuando caí en la cuenta de que aún se siguen haciendo y que claro, no hay cloacas en todos lados. La gente sigue guardando su caca en un pozo ciego, pensé, o en lo que sería lo mismo decir, en un pozo que no ve la luz.

Más allá de lo escatológico, pozo me suena y resuena. Porque pozo es lo que hacen algunos animales como los topos o los conejos para formar su madriguera, ahí en total oscuridad.

Un pozo es lo que hicieron en Chile para salvar a 33 tipos que habían quedado presos en una minería por esas fuerzas que la naturaleza muestra cuando se meten con ella. Hicieron ese pozo bien angostito a no sé a cuántos metros de profundidad y salieron los hombres de a uno, siendo que antes les pasaban por el pozo comida y agua para que vivieran los 70 días que estuvieron "enterrados" allí.

Pozo: la marca de unas galletitas dulces que come mi sobrino.

Y también mi cuñada se compró un departamento en pozo. Paga por mes unas cuotas que con el aumento del precio del dólar le está costando un ojo de la cara. Aparentemente para el 2021 estaría terminando. Lo bueno es que así, va a ser a estrenar.

Pozo depresivo, le agarró al profesor de música, después de que falleciera su hijo.

Posó en la pasarela la modelo de Dolce y Gabbana exhibiendo su raquitismo. Pobrecita, pensar que es moda la flacura, que delirio.

Una mariposa posó sobre el hombro de Julieta cuando estaba en el balcón. Romántica la escena con sus detalles.

Y cuando le preguntaron a Martiniano Molina por el Pozo de Quilmes, habló del hueco en el asfalto, cuánta ignorancia en el representante del pueblo.

Muchas veces escucho la palabra.

Cuando la recuerdo en cada una de sus formas y me tomo la molestia de escribirlas, me doy cuenta que ya necesito que sea verano y hacer pozos en la arena para jugar con Amapola.


Imagen de Viejo Hotel Ostende, que es un lugar maravilloso.

26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ceferino

Signos