• Muchapalabreria

Línea directa con Pedro

Actualizado: 9 de jun de 2019

Por Ayelen Rodriguez



💘🎵🎶🎤🎼🎹🥁🎷🎺🎻🎵🎶💘


Es seguro que Pedro no me conoce. No sabe quién soy, donde vivo, cómo está compuesta mi familia, qué cara pongo cuando me preguntan la hora por ejemplo, etc. Pero, no es tan seguro que yo no lo conozca a él. Sinceramente, no sé quién es, ni cómo se maneja en la intimidad; no conozco su pasiones, sus temores...o tal vez sí.

Desde que fui madre, mi hija Amapola me marcó, señaló y guió hacia la música. No me refiero a cuando nació. Me refiero a desde que quedé embarazada, o tal vez desde antes, cuando ella y yo ya estábamos destinadas y el universo me mandaba las señales.

Con inocencia mucha gente cree que Amapola debe su nombre a la flor, y no es así (al menos no totalmente). De hecho, su nombre forma parte de una canción que después la historia me terminó demostrando que no era una, sino varias canciones que estuvieron sonando en mis distintos momentos. Asombrosamente, Amapola es la banda sonora de mi vida desde siempre.

Durante el embarazo tomé clases de canto, cosa que nunca antes había hecho, porque mientras estaba embarazada la música se amplificó y diversificó en sus demostraciones y yo necesité escuchar otras cosas, frecuentar otros sonidos, otras bandas, otros solistas...y también cantar. Tomé unas clases de canto con Lía, que no tenían nada que ver con afinar ni aspirar a ser una cantante, sino con conectar, inhalar, exhalar, concentrarme, autoconocerme, en ese estado tan singular de ser gestante.

Durante el embarazo, cuando le decía a las personas que me/nos preguntaban que el nombre elegido era "Amapola", todos recordaban alguna canción, algún bolero, algune cantante. No todos recordaban la flor, ni su color ni forma.

Una vez que Amapola nació, fue todo más fácil, porque claro, ella directamente hacía saber qué canciones le gustaban más y cuales artistas escuchar. Yo dejé de cantar y quienes la conocen, saben que ahora la que canta es ella.

Así fue como Pedro Aznar viene protagonizando mis días y noches... y mientras se baña, y mientras viaja, y mientras cena... y mientras compartimos reuniones con amigos, almuerzos familiares, la cola del super y otros momentos también. Así es como Pedro le enseñó una guitarra, un bajo, un piano y la poesía hecha canción.

Porque no se trata de su música por Spotify, ni en CD, sino que es Pedro (mayormente en vivo) tocando lo que vemos en videos de YouTube. Y así es como ella quiere escuchar, viendo de dónde sale la canción mientras la oye, viendo al artista hacer su arte. Descubre los dedos de Pedro danzar y hacer la magia.

Así que yo sí conozco algo de él. Cómo cuando frunce el ceño para llegar al agudo o mueve la cabeza en un solo de "Mientes". Ya me aprendí sus dedos de memoria en algunos primeros planos, su bigote, sus chombas o camisas y sus jeans. Eso sencillo que se muestra pero que esconde un complejísimo ser de blancas, negras, do, re, mi, mayores, menores, compases, mañas y anécdotas. Algunas noches de desvelo y angustia, Pedro ha sido mi salvador. Los que se creen capaces de hacer milagros dicen tener "línea directa con Dios". En este caso, yo siento que tengo línea directa con Pedro. Un celular a manos siempre hay, para que un llanto desgarrador de no se sabe qué cosa, cese milagrosamente y se transforme en la admiración que Amapola le confiere a Aznar, aplaudiéndolo cuando termina cada tema, mirándolo anonadada.

Ella entendió muy rápido que en este mundo hay muchas cosas que no están buenas; que hay frío, hambre, gases, y sobre todo separación de mamá. Pero, también hay música. Para viajar, para sentir, para amar. Y sobre todas esas cosas, Pedro tiene mucho que ver en su vida. Algún día lo iremos a ver en vivo y ojalá algún día se entere lo mucho que lo queremos, en la fe que le profesamos a todo su hermoso arte.




La foto pertenece a "Encuentro en el estudio con Pedro Aznar".



💘🎵🎶🎤🎼🎹🥁🎷🎺🎻🎵🎶💘

46 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Inmenso